Diferencias entre una guardería y una escuela infantil

Conciliar la vida familiar con la laboral cuando se tiene un hijo pequeño es posible gracias a la existencia de lugares como las escuelas infantiles, ya que necesitamos un espacio idóneo donde dejar a nuestros hijos mientras se acude al trabajo. Una escuela infantil es el sitio ideal para hacerlo, puesto que los más pequeños encontrarán rigor educativo, instalaciones adecuadas y una ubicación conveniente en relación con tus necesidades. Pero, ¿cuál es la diferencia entre una guardería y una escuela infantil?

Diferencia entre guardería y escuela infantil

El concepto de guardería se ha ido quedando obsoleto con el paso del tiempo. Hacía referencia al lugar en el que los más pequeños de la casa eran «guardados» mientras sus padres tenían que trabajar. Con el paso del tiempo, esa noción se ha ido profesionalizando, y han entrado en juego el papel de las escuelas infantiles.

¿Qué es lo que ha cambiado? A grandes rasgos, el paso de guardería a escuela de carácter infantil se produce gracias a una mejora de las instalaciones, el seguimiento de una línea educativa o el empleo de los profesionales adecuados para la educación temprana de los niños.

Este tipo de escuelas están orientadas a que los más pequeños comiencen su aprendizaje desde la más tierna edad, algo que las distingue de las guarderías tradicionales, que funcionaban más como un simple lugar donde dejar a nuestros hijos mientras íbamos al trabajo. A continuación, explicaremos algunos de los requisitos que debe cumplir una institución de estas características.

Requisitos de las escuelas infantiles

Un entorno adecuado y seguro

La educación infantil debe llevarse a cabo en un entorno conveniente. En este caso, las instalaciones tienen que contar con una iluminación adecuada, tanto de luz natural como de luz artificial.

Además, todos los materiales que se empleen, incluido el mobiliario, tienen que estar homologados y cumplir con las especificaciones necesarias. Lápices, sillas, mesas, etc., han de estar en perfectas condiciones para evitar cualquier tipo de peligro.

Unas instalaciones adecuadas marcan la diferencia

Para llevar a cabo y desarrollar un proyecto educativo de la forma más acertada, las escuelas infantiles deben cumplir con algunos requisitos en lo que a personal se refiere. Siempre deben contar, como mínimo, con un responsable del centro que sea titulado en Magisterio en Educación Infantil.

Además, las aulas deben cumplir unas medidas en cuanto a dimensiones e iluminación se refiere. Lo mismo ocurre con el patio, que tiene que poseer una superficie mayor de 75 metros cuadrados.

Por supuesto, el número de alumnos por aula o educador está igual de controlado, ya que debe corresponderse con el que marca la legislación vigente en cada comunidad autónoma. Por ejemplo, para niños de hasta 1 año el máximo suele ser de 8 alumnos por cada educador o profesor.

La línea educativa es fundamental

Como padres, queremos que nuestros hijos aprendan sin dejar de disfrutar, sobre todo a una edad tan temprana. Debemos informarnos de la línea educativa que sigue la escuela infantil. Estar seguros de que ofrece todos los servicios que necesitamos o que estamos de acuerdo con las actividades educativas que se celebran en las instalaciones hará que nos sintamos más seguros.

En este sentido, que el centro imparta sus enseñanzas utilizando métodos modernos y adaptados a las necesidades de cada franja de edad es imprescindible. Si, además, fomenta y estimula que los niños jueguen, sean felices y aprendan al mismo tiempo, la oferta educativa resultará de lo más atractiva.

Es necesario volver a remarcar la importancia que en las escuelas infantiles le otorgan a la educación de nuestros niños, ya que es, casi con total seguridad, la principal diferencia entre una guardería y una escuela infantil. Nuestros pequeños estarán en constante formación desde su más tierna infancia.

No podemos infravalorar la comodidad ni los servicios adicionales

Una buena ubicación nos facilitará mucho las cosas. Ahorraremos tiempo al llevar a nuestros hijos a la escuela, y, al mismo tiempo, evitaremos que los más pequeños realicen un trayecto demasiado largo para acudir al centro. Cuanto menos tiempo pasen en el coche, mejor.

Además, no podemos menospreciar la importancia que poseen algunos servicios adicionales que pueda ofertar la escuela. Por ejemplo, hay que valorar si la comida que se sirve en el comedor es de elaboración propia o encargada en un catering. También debemos preocuparnos de la forma en la que nuestros pequeños toman su tiempo de descanso, que estén bien vigilados y que se tomen las medidas oportunas si el niño no puede descansar.

Por último, es importante que visitemos la escuela infantil antes de proceder a realizar la matrícula. Podremos comprobar in situ las condiciones en las que estarán nuestros hijos cuando tengamos que dejarlos en la escuela. Es necesario recordar que, unas buenas instalaciones, un personal adecuado y un proyecto educativo de garantías conforman un triángulo de seguridad imprescindible para generar la confianza adecuada en los padres, sobre todo cuando se trata de la primera vez que van a dejar a sus hijos en un entorno externo a la familia.

Nuestra escuela infantil

Nuestra escuela infantil se encuentra en un establecimiento pensado para los más pequeños, sin peldaños y separado e independiente del resto de la zona escolar. Nuestro equipo está formado por profesionales de la enseñanza con gran vocación, contando con el apoyo del personal especialista del centro.

Sabemos que los primeros años de la vida de un niño son fundamentales para su posterior desarrollo. De ahí nuestro compromiso profesional y humano con los más peques. Ofrecemos una educación adaptada a las necesidades de cada alumno, sin masificación en el aula y respetando el desarrollo emocional y madurativo.

Queremos que desde las edades más tempranas el coeficiente intelectual se desarrolle de la mejor manera. Además, confiamos en que sentirán que forman parte de una gran familia, con sus compañeros y el profesorado. Prestamos especial atención a las necesidades físicas, intelectuales, afectivas y sociales de cada niño. Empleamos técnicas pedagógicas adecuadas para así favorecer el desarrollo integral de los pequeños.

Por supuesto, no nos olvidamos de los padres. Estamos comprometidos con la comunicación y cercanía con los padres, dispuestos a resolver cualquier duda, ayudar con cualquier preocupación y orientar ante cualquier situación.

¿Qué metodología utilizamos con nuestros pequeños?

Utilizamos un sistema educativo propio que combina varios métodos de enseñanza, principalmente la filosofía Glenn Doman junto con el método Montessori, en el que nuestro objetivo es ampliar las posibilidades de aprendizaje del niño a través de diferentes programas que, de manera conjunta, estimulan a los más pequeños a desarrollarse dentro de un ambiente de exploración, experimentación, emoción y movimiento, dentro de un ambiente preparado y ordenado.

Este ambiente promueve la independencia del niño en la exploración y el proceso de aprendizaje.

Diversos estudios han demostrado que todos los niños tienen un talento innato que hay que desarrollar, y que el mejor momento para ello es antes de los tres años. Por ello ponemos en práctica programas específicos de estimulación.

La estimulación temprana busca el desarrollo de las capacidades y las habilidades de los niños durante la infancia a través de actividades lúdicas y estímulos para despertar, mantener y mejorar el sistema sensorial, impactando en el área psicosocial, cognitiva y del lenguaje.

¿Qué nos hace diferentes?

  • Idiomas: los más pequeños se inician progresivamente en inglés, francés y alemán desde los 0 años, aprovechando la capacidad innata que tienen para la adquisición de idiomas.

 

  • Natación: en grupos reducidos a partir de 1-2 años.

 

  • Servicio médico: visitas diarias para consultar el estado de cada niño.

 

  • Gabinete psicológico: de orientación y gabinete psicológico para informar y asesorar a las familias sobre el desarrollo del niño.

 

  • Comedor con menús propios: elaborados en la cocina de nuestro centro por expertos en nutrición que proporcionan una dieta sana y equilibrada.

 

  • Comunicación directa con los padres: vías de comunicación con las familias para el intercambio de información acerca de todos los aspectos relacionados con los pequeños (contacto diario directo, tutorías individualizadas,…).

Conoce en nuestras instalaciones todo lo que podemos ofrecer para que tus pequeños estén en las mejores manos.

Deja un comentario